Música y deporte: cómo las canciones aumentan tu rendimiento

Cuando suena tu canción favorita en la radio, tu estado de ánimo mejora automáticamente. Si hace un momento estábamos enfadados, ya casi no sabemos por qué lo estábamos: la música nos hace sonreír, vibrar, sentir. La música nos ayuda a desconectar, relajarnos, soñar y ponernos en otras situaciones emocionales. Para muchos, la música en los oídos también forma parte del deporte. Cuando nos ejercitamos, los ritmos intensos nos impulsan, y cuando por fin nos relajamos, las melodías tranquilas nos dejan flotar en la distancia. Seguro que muchos de nosotros hemos experimentado que la música influye en nuestra forma de hacer deporte. Aquí presentamos algunos datos apasionantes sobre la conexión entre música y el rendimiento.

Dale al play: la música facilita muchas cosas

Ya sea musculación, Zumba o yoga: la música enérgica facilita seguir el ritmo de los ejercicios y aumentar nuestro paso. ¿Por qué ocurre esto? En primer lugar, porque nuestra música favorita suele motivarnos. Como resultado, no nos concentramos en lo que nos cuesta, sino en el ritmo de la música.

Pero, ¿realmente rindes más cuando haces ejercicio gracias a la música o sólo te lo parece? Si se trata de un efecto placebo o si realmente se rinde más con la música adecuada es una cuestión que se plantea e investiga una y otra vez en el sector deportivo.

Deporte con música: los efectos positivos son visibles

Para los deportistas aficionados, la música puede ayudar a superar el punto de fatiga, a durar más y, posiblemente, a conseguir mejores resultados. En cambio, en el deporte profesional, donde el objetivo es el máximo rendimiento, muchos deportistas se centran en sus emociones y en las señales que les envía el cuerpo para conseguir los mejores resultados posibles durante el entrenamiento o la competición. A un nivel de rendimiento tan alto, la música que suena de fondo ya no tiene un impacto tan significativo en la mejora del rendimiento como en el caso de los deportistas aficionados. Sin embargo, la música puede ayudar a aliviar el estrés y a concentrarse en la competición: por este motivo, muchos atletas de grandes acontecimientos deportivos, como los Juegos Olímpicos, se preparan para la salida con los auriculares en los oídos.

Frau joggt Treppen hoch.
Ponte la música y empieza a correr: al hacer footing lo mejor son los ritmos rápidos.

Pero a muchos atletas profesionales también les gusta escuchar música durante el entrenamiento. Por ejemplo, el velocista Ali Lacin, que corre y corre y corre con la música adecuada en los oídos, y casi pierde la cuenta de cuántas vueltas ha dado. O la deportista de halterofilia Saskia Stärk, que se pone de buen humor con un duro rap para enfrentarse a la pesa a plena carga. El surfista profesional Finn Springborn también utiliza la música como “calentamiento” antes de surfear o de una competición: “Me motiva totalmente y me pone en el estado de ánimo adecuado”.

Los estudios muestran buenos resultados

Diversos experimentos y grupos de prueba abordan la cuestión de en qué medida influye la música en el rendimiento deportivo. Por ejemplo, la Universidad Brunel de Londres puso canciones conocidas a los sujetos en la cinta de correr. El resultado: los sujetos de la prueba duraron de media un 15 % más en la cinta.

Ya se han realizado numerosos estudios sobre el tema de la música y la interpretación, todos ellos centrados en aspectos diferentes y muy específicos. Por ello, investigadores dirigidos por Peter Terry, de la Universidad de Southern Queensland (Australia), realizaron una revisión en 2020 para obtener una visión de conjunto. Se analizaron 139 estudios con un total de casi 3.600 personas. El resultado global: la música puede mejorar el rendimiento deportivo. Los efectos positivos incluyen una respiración uniforme junto con un mejor suministro de oxígeno a los órganos y músculos. Todo esto se conjuga y garantiza que escuchar música durante las actividades físicas proporciona más potencia y resistencia.

Lächelnde Frau in Sportkleidung mit BOOMSTER GO
Cuando has trabajado hasta la extenuación, necesitas tomarte un descanso.

Un descanso de la música entre medias

El profesor Ingo Froböse, catedrático de deporte y director del Centro de Salud de la Universidad Alemana del Deporte de Colonia, también confirmó los efectos positivos de la música en el deporte. Se centra especialmente en los deportes con un ritmo cíclico, como el footing o el ciclismo. Con el ritmo adecuado de la música, te resultará más fácil mantener el ritmo de carrera y respirar de forma más uniforme. Sin embargo, el efecto positivo desaparece rápidamente, por lo que siempre debes realizar sesiones de entrenamiento sin música para reducir al mínimo el efecto de habituación. Froböse también desaconseja ponerse canciones demasiado rápidas e intensas al principio, porque los principiantes pueden llegar a gasta demasiada energía al principio escuchando el ritmo de la música y no el de su propio cuerpo.

Tus amigos más deportistas de Teufel

AIRY SPORTS TWS

Descúbrelo ahora

Tonos tranquilos para relajarse, ritmos rápidos para activarse

Una cosa es cierta: la música tiene un efecto positivo en el cuerpo y la mente, y no sólo durante la práctica deportiva. Los sonidos relajantes nos ayudan a desconectar y suelen utilizarse para deportes más tranquilos, como el yoga. En la bicicleta de spinning, en cambio, las canciones pop rápidas nos dan la energía necesaria para pedalear más deprisa. Por cierto, ni siquiera importa si te gusta la música o no, porque lo que más importa aquí son las pulsaciones por minuto (BPM) de las canciones que se ajustan a tu propio ritmo. Y si es así, no importa de qué trate la canción.

La canción Happy de Pharrell Williams, por ejemplo, con 140 a 160 BPM, se adapta bien a un ritmo de carrera enérgico.

Con los REAL BLUE TWS 2, obtendrás los mejores auriculares in-ear sin lío de cables. 

Básicamente, las canciones un poco más rápidas bastan para calentar y prepararnos para la sesión de fitness. Cuando llegamos al límite y queremos sudar de verdad, las canciones rápidas con graves fuertes y un BPM alto son buenas. Cuando las cosas vuelven a calmarse después, la respiración y el ritmo cardíaco también se calman de nuevo; las canciones más lentas son un buen acompañamiento para ello.

Consejo: Para muchos deportistas, los cables de los auriculares son bastante molestos. Con unos auriculares Bluetooth inalámbricos como los REAL BLUE TWS 2, podrás ser flexible en cualquier posición. Si te gusta hacer deporte en casa y escuchar música mientras lo haces, los altavoces inteligentes son ideales para el streaming y puedes tener la lista de reproducción adecuada para ti en cualquier momento. Encontrarás una amplia selección en nuestra tienda online, algunos con control por voz integrado.

Impúlsate con música que mejora el rendimiento: El BOOMSTER GO

Lautsprecher BOOMSTER GO auf Boden neben Hanteln
Tanto si estás haciendo un mantra en la esterilla como levantando pesas en el gimnasio, sólo tienes que llevarte el BOOMSTER GO para seguir con tu ritmo
  • ▶ La carcasa engomada lo protege de los golpes y es resistente al agua según IPX7: con el BOOMSTER GO solo te tienes que preocupar de terminar.
  • ▶ Un potente transductor de rango completo y dos transductores de graves pasivos garantizan altos niveles sin distorsión.
  • ▶ El amplificador de potencia Clase D integrado es muy eficiente para un bajo consumo de energía y el máximo disfrute del sonido y, además, con hasta 10 horas de duración de la batería.

Altavoces Bluetooth aún más móviles

¿Música para mejorar el rendimiento deportivo? Inténtalo.

  • La música puede ayudarte a despejarte durante el ejercicio y a entrenar con fluidez: las canciones con las pulsaciones por minuto adecuadas pueden ayudarte.
  • Al hacer footing, puedes encontrar un ritmo ideal de carrera y respiración que puedes mantener durante más tiempo gracias al ritmo que tiene.
  • O puedes ponerte de lo más enérgico con un rap intenso, perfecto para el entrenamiento de fuerza.
  • Sólo recuerda hacer ejercicio sin música de vez en cuando, de lo contrario podrías acostumbrarte a ella.
  • Sin embargo, los principiantes no deben dejarse llevar al máximo por la música, ya que esto puede provocar un sobreesfuerzo. Escucha no sólo la música, sino también las señales de tu cuerpo.

Imagen 2: ©Ev. Fuente: Unsplash.

Entradas relacionadas

Autor/a

Redacción Blog Teufel

Todo sobre auriculares, altavoces Bluetooth y cine en casa. Además, nuestro equipo de expertos te dará consejos prácticos y trucos para conseguir el mejor sonido.