Para mí, la música es una forma de leer la vida: El ganador del Oscar Gustavo Santaolalla en una entrevista exclusiva

Gutavo Santaolalla nació en 1951 en la provincia de Buenos Aires y creció en Argentina. Tras sus primeros éxitos con su banda “Arco Iris”, que es una de las pioneras del rock nacional argentino, emigró a los Estados Unidos a fines de la década de 1970. Sus numerosos trabajos como compositor, productor y músico incluyen colaboraciones con Juanes, Café Tacvba y la banda mexicana Molotov.

Por Juanes y Café Tacvba recibió el Grammy Latino como productor en 2001 y 2003.
Al mismo tiempo, se involucró cada vez más en el mundo del cine y los videojuegos, y obtuvo sus mayores éxitos en la industria cinematográfica como productor de las bandas sonoras de Babel y Brokeback Mountain. Por ambas composiciones recibió el Oscar para la mejor banda sonora en 2006 y 2007.

Se hizo famoso en la industria de videojuegos por la banda sonora de The Last of Us y The Last Of Us 2. Por su cumpleaños, hemos querido aprovechar la oportunidad para presentar a este excepcional músico y productor y nos alegra especialmente que también nos haya dedicado unos minutos para charlar personalmente con nosotros sobre sus proyectos, su trabajo y un poco sobre Berlín.

Siempre he sido fiel a mi visión

Blog Teufel: En primer lugar, muchas gracias por tu tiempo para esta entrevista. Es un gran honor para nosotros. Eres muy conocido internacionalmente, ya sea por tu música, como productor de grupos y artistas internacionales, o por las bandas sonoras de muchas películas. Echando la vista atrás, ¿te imaginabas, cuando tenías 20 años que todo iba a salir así?

Gustavo: No me imaginaba que todo iba a salir así porque aparte no tenía una visión tan clara del futuro. Aunque siempre de alguna manera tuve la sensación de que iba a hacer algo que iba a conectar con mucha gente. Siempre tuve esa sensación. Quizás fue también esto, lo que me hizo por otra parte mantenerme tan determinado en mi visión.

Primero, creo mucho en la disciplina y en la ética de trabajo. Soy de las personas que afirma esto que son 80% de transpiración y 20% de inspiración. Yo no creo en estar sentado en un sillón esperando de que se me prenda la lamparita. Creo mucho en el trabajo. Si no tienes la disciplina para trabajar, es imposible hacer nada.

Lo segundo muy importante es encontrar tu propia voz. ¿Quién quieres ser tú? ¿Qué es lo que hay dentro de lo que tú haces, sea música, un bailarín, un dueño de restaurante o un fabricante de muebles, que te identifica? ¿Qué es, lo que haces, lo que te identifica? Encontrar tu voz. Tu identidad.

Una vez que encontraste esto, teniendo la disciplina de trabajo, lo tercero es mantenerte constante y fiel a esta visión. No desviarte. Porque muchas veces cuando comienzas algo, ocurre que te pierdes a ti mismo.

Cuando no eres nadie y estás luchando y cuando eres alguien que ya está establecido, hay diferentes circunstancias que te pueden sacar de tu camino. Es cómo salir por la salida equivocada de la autopista. Sales en una salida equivocada y después tienes que volver a encontrar la entrada nuevamente. A veces la encuentras enseguida, a veces tardas más tiempo, pero siempre llegas demasiado tarde.

Sé lo que se siente cuando empiezas en el negocio de la música y estás luchando y tienes que ganar dinero y se te presenta algo y dices “bueno, ahora voy a hacer esto, después voy a hacer lo mío”, pero yo nunca hice esto. Siempre me mantuve fiel a mi visión. Siempre tuve esa sensación de chico, de que iba a hacer algo, que iba a conectar a mucha gente.

Es música de una manera diferente

Blog Teufel: Siendo fans de la serie de juegos The Last of Us, nos sorprendió y estuvimos estupefactos de la belleza de la simplicidad. También por los instrumentos utilizados, como el ronroco y el banjo, que tradicionalmente se toca más rápido. Pero no aquí. ¿Se puede calificar la banda sonora de “sencilla” o “simplista”?

Gustavo: Si, es simple, pero en esa simplicidad existe complejidad. Es lo mismo de cuando yo hablo de la utilización del silencio. Es un silencio elocuente. No es un silencio de que no hay nada o donde no hay música. Es música de otra manera. De alguna manera, a veces pienso yo que tocar puede ser más sencillo. Simplemente practicar, sobre todo. Mucha gente que está muy preocupada de tocar muy rápido, y que practica repetitivamente al final puede tocar muy rápido y puede tocar, pero “no tocar”, puede ser más difícil.

Que ese silencio sea elocuente, que ese silencio te diga algo, ya que no es un silencio de final de la pieza, sino es un silencio “abierto”. Este arte de estar suspendido en el aire, estar esperando a esa otra nota, a poner un fin. ¿Cuánto dura? ¿Dónde la ubicas? ¿En qué momento se produce ese silencio? Todo eso es algo que yo uso mucho en mi música, y lo hago obviamente, totalmente intuitivamente.

Yo no sé ni leer ni escribir música. Muchas de las cosas que puedo articular y explicar sobre la música hoy en día sólo las entendí después de muchos años. Porque yo las hacía sin saber exactamente de lo que eran.

Sobre la banda sonora de Brokeback Mountain

Me acuerdo siempre de que cuando hice la música de Brokeback Mountain. Allí hice toda la música antes de que se filmara. El productor estuvo de acuerdo, porque el “negative space” que creo se aprovecha mucho. Me parecía una muy buena manera de interpretar el silencio. El espacio negativo. Cómo el positivo y el negativo de una foto también. Me encantó. Pero todas estas cosas de cómo hablar de eso; me llevó tiempo.

Como por ejemplo el tema de la identidad. Ahora yo puedo hablar de que la identidad ha sido siempre una cosa que me ha acompañado desde muy chico. La búsqueda de la identidad. Por eso con Arco Iris, que fue la primera banda que tuve, hacíamos fusión de folklore argentino y folklore latinoamericano con rock y la “inteligencia del rock” nos miraba con ojos cómo “esto no es rock”. Después, a la gente le gustó nuestra música.

Blog Teufel: Cuando hablamos de la creación de la banda sonora del videojuego, ¿había un guión o el videojuego estaba ya medio terminado? ¿Cómo fue el proceso en comparación con otras producciones?

Gustavo: Sí, con un guión. Similar a Brokeback Mountain. Compuse la música sólo con el guión y después de hablar con Ang Lee

Blog Teufel: ¿Es un proceso similar al de la producción cinematográfica?

Gustavo: Exactamente. En los videojuegos, el renderizado lleva mucho tiempo. Cada segundo cuesta mucho dinero. Hasta que no se esté seguro de las decisiones, se necesita tiempo. Trabajé en la primera parte de The Last of Us durante 3 años, y también en la segunda.

Con Neil Druckmann, por cierto, mucha de la música que le di le inspiró para escribir nuevas partes de la obra. Así que le decía a la música que recibía: “Oye, he escuchado esta música y luego se me ha ocurrido esta nueva escena para acompañarla”. La innovación casi siempre tiene su parte de inexperiencia.

Blog Teufel: ¿Así que se trata de un proceso creativo bidireccional?

Gustavo: Correcto. Pero hay algo más que también forma parte de mi historia, de mi forma de trabajar y de mi visión de todo lo que tiene que ver con algunos conceptos: Valoro mucho la experiencia, porque a través de ella se obtienen muchos conocimientos. He recorrido un largo camino. Imagínate que ahora tengo 70 años, pero no sólo creo en los frutos de la experiencia, sino también en los de la inexperiencia. Por eso me gusta trabajar con los jóvenes. La inexperiencia lleva a nuevos caminos. La innovación casi siempre tiene una parte de inexperiencia.

Por ejemplo, me encanta tocar instrumentos que no sé cómo funcionan. Hoy diría que la guitarra y el ronroco son mis instrumentos principales, pero todos los demás instrumentos que toco no son “míos”. Por ejemplo, el oud, que se utilizó en la banda sonora de Babel, o el banjo: como no sé tocar estos instrumentos, en cierto modo me obligan a ser minimalista. No puedo salir y tocar algo como podría hacerlo con la guitarra.

Los “errores” y los sonidos resultantes son cosas que uso e incorporo. Errar como un acierto, no como un error, sino como una intención oculta. Como algo que no se esperaba. Por eso le presto atención.

El oud (también llamado laúd)

Blog Teufel: Los errores también contribuyen en gran medida a la atmósfera de la película o a la propia canción – por supuesto, a veces un sonido involuntario puede cambiar completamente el tema.

Gustavo: Exactamente. Por ejemplo, cuando llegué a Estados Unidos en 1978, distribuí casetes con mi música y nadie me respondió. Sólo una persona me había respondido. Lo conocí y era director de una editorial y jefe de un sello discográfico. Hablé con él, le toqué mis canciones y escuchamos a mi banda. Y el tipo me dijo en ese momento: “Escucha, me encanta tu voz y tus canciones, pero en tus canciones parece que de repente tocas el acorde equivocado: empieza bien y de repente tocas la nota equivocada”.
Así que le dije: “Escucha, estoy seguro de que esto hará que no trabajemos juntos, pero quiero decirte que esto es un cumplido para mí. Porque estoy buscando exactamente ese punto de inflexión. Busco ese desequilibrio en mi música”.

Portada de “Tiempo de resurrección” de 1972
el segundo álbum de Arco Iris

Llevo muchos años contando esta historia. Lo escucharás en toda mi música: siempre hay una disonancia, algo que no parece encajar. Treinta años después, en un homenaje a Neil Young, estoy con otro tipo de la industria y me dice: “Ven aquí, quiero que conozcas a alguien de la industria”.
Y esta persona de la que te hablo dirige la editorial de Tom Waits. Y con mi banda actual, Bajofondo, queríamos hacer algo con Tom Waits, así que alguien ya se había comunicado con él sobre Bajofondo y había mencionado mi nombre. Así que, cuando me lo presentaron, “Hola”, me dijo: “Ah, sí, Gustavo, el de los Oscars, sí, conozco a Bajofondo”.

“No”, le dije, “no te acuerdas, pero nos conocimos en tu despacho por aquel entonces y una vez me dijiste algo que se me ha quedado grabado todos estos años. Me has dicho que cuando hago una pieza musical, en un momento dado doy con la nota equivocada, con el acorde equivocado. Y ahora parece que a la gente le gusta”.


El tipo estaba encantado porque nunca le guardé rencor. Al contrario, nunca fui hostil con él. Lo que el hombre me dijo me fue útil y siempre tuve un buen presentimiento sobre él. Así que no fue que me encontré con él y le dije: “Ese hijo de la chingada”, no, no, todo lo contrario.
La cosa es: Cuando terminó el espectáculo y toda la gente se fue, volvió con su mujer para presentarme. Su mujer me dijo entonces: “Ha hablado de esa anécdota toda la noche”.

Así que tengo esta peculiaridad; es decir, si voy a escribir un libro, probablemente se llamará “La búsqueda de la nota equivocada”. Pero, ¿cuál es la nota incorrecta y cuál la correcta? ¿La nota “más correcta”?

Blog Teufel: Pero seamos sinceros, si procedemos de forma lineal, es decir, a lo largo de la octava, es un poco aburrido y además hay que destacar entre la multitud, ¿no?

Gustavo: Exactamente.

Café Tacvba es para mí una banda del calibre de Radiohead

Blog Teufel: Si te pones en el papel de un fan, por ejemplo, si tienes visitantes que no saben nada de música latinoamericana y no conocen ningún grupo. ¿Qué banda les mostrarías o tocarías?

Gustavo: En primer lugar, tendría que mostrar varias cosas, porque el espectro es demasiado amplio. Pero si tuviera que mostrar un grupo sería Café Tacvba, sin duda. Para mí, Café Tacvba es una banda del calibre de Radiohead o Beck o Talking Heads.

Ruben Albarran “Zopilote” de Café Tacvba y Gustavo Santaolalla, Unplugged en 2019

Blog Teufel: ¿Todavía tienes tiempo para disfrutar de la música en tu tiempo libre?

Gustavo: Por desgracia, no. No tengo mucho tiempo para escuchar música, también lo siento mucho. Pero aún así me las arreglo para hacerlo a veces, y luego también intento tomar notas, porque por supuesto me interesa saber qué escucha la gente. Por otro lado, también me gusta escuchar lo que la gente no escucha. Porque es una música más compleja. Hay que buscar y encontrar. Por eso confío mucho en los amigos que me recomiendan música. El otro día tuve la oportunidad de conocer a un director que hizo una película muy interesante llamada “The reach of resonance”, en la que aparecen muchos músicos desconocidos y fascinantes. Y estos son los caminos que tengo que recorrer, tal vez inusuales, para llegar a otra música. Pero siempre intento escuchar música nueva porque la necesito. Por supuesto, de vez en cuando también me tomo un descanso para recargar las pilas. Lo creas o no, durante la pandemia trabajé mucho y tuve muchos proyectos al mismo tiempo. Siempre ha sido así, pero la pandemia lo ha intensificado para mí. Porque se trataba de generar una cantidad extrema de contenidos porque la gente estaba sentada en casa viendo películas y series. No importaba si era Netlix, Amazon o cine.

Blog Teufel: ¿Así que trabajaste más de lo normal durante la pandemia?

Gustavo: Sí. Mucho trabajo. Ahora mismo, después de todo este tiempo, voy a hacer unas fechas con la orquesta sinfónica en España. En Madrid, Málaga y Asturias.

Blog Teufel: También esperamos sus nuevos proyectos con Bajofondo. Por ejemplo, nos gustó mucho la colaboración con Natalia Oreiro en la canción “Listo pa’ bailar” en ruso.

Gustavo: ¡Qué bueno! Natalia es muy popular en Rusia y hemos tocado en casi todo el mundo. No digo en todo el mundo, pero hemos tocado en África, en China, en Japón, en Corea, en Europa y en Indonesia, por ejemplo, pero nunca hemos estado en Rusia. Pero sabemos del reconocimiento de la música, porque el equipo olímpico ruso de gimnasia, el equipo femenino ruso de gimnasia, las superestrellas de allí, han elegido la música de Bajofondo para sus rutinas. Lo utilizaron en los Juegos Olímpicos hace unos años y lo incorporaron a sus actuaciones en directo.

Natalia está casada con un muy buen amigo mío, el guitarrista del grupo “Divididos”. Por cierto, hay dos vídeos de la canción. Recomiendo los dos. Una es como las conferencias de Zoom pero llevadas al extremo, y la otra es una animación.

Blog Teufel: Volviendo a la cuestión de cómo escucha la música en su vida privada: ¿tiene un equipo de música preferido, o prefiere utilizar auriculares, o quizás tiene una sala de música?

Gustavo: ¿Conoces el dicho “En casa del herrero cuchara de palo”? Soy bastante espartano. Pero también tengo un gran sistema de cine en casa (de Bowers and Wilkins) con un proyector. Cuando tengo tiempo, uso ese.

Me gusta el espíritu de Berlín, que es simplemente diferente.

Blog Teufel: ¿Has estado ya en Alemania y qué te parece Berlín?

Gustavo: Tengo una debilidad por Alemania. También porque crecí en una pequeña ciudad en las afueras de Buenos Aires que fue fundada por alemanes. Incluso fui a la escuela en la “Gartenstadtschule”. Por eso todavía entiendo un poco y también puedo leer en alemán. Crecí con amigos alemanes y muchos de mis compañeros de clase tenían apellidos alemanes. Incluso hicimos la insignia deportiva en aquel entonces. Por supuesto, también he estado en Berlín muchas veces. Es una gran ciudad.

Gustavo Santaolla de nuevo con el Ronroco

Blog Teufel: ¿Tienes algún lugar favorito en Berlín?

Gustavo: No tanto. Me encantan todos los distritos artísticos. Las antiguas zonas fronterizas donde antes no se podía ir. La verdad es que me gustan todos. Me gusta el espíritu de Berlín, que es simplemente diferente. He viajado por toda Alemania y he tocado en todas las grandes ciudades, pero Berlín es diferente al resto de Alemania y me gusta la diversidad. Es un gran lugar para los artistas. Es una ciudad que acoge a los artistas. Y eso me gusta.

También me gustaría volver a hacer un proyecto en Alemania alguna vez. He hecho muy poco en ese sentido. Hace años hice una película con Joseph Vilsmaier, “Nanga Parbat”, pero después nada y es un país que siempre me ha atraído mucho. Berlín es uno de los lugares en los que también me gustaría vivir una temporada. Espero poder hacerlo algún día. Pero no en invierno. Entonces hace demasiado frío aquí.

“la catedral” – Mi lugar favorito en Buenos Aires


Blog Teufel: Hablando de la capital, ¿tienes algún lugar o bar favorito en Buenos Aires?

Gustavo: Sí, “la catedral” – Mi lugar favorito en Buenos Aires, y yo diría que en todo el mundo.

La música es una forma de leer la vida

Blog Teufel: ¿Qué es la música para ti?

Gustavo: La música es una forma de leer el mundo. Una forma de leer la vida, porque encuentro música en todo. Es como un filtro, una lente o una forma de ver la vida. Puedes mirar la vida desde un punto de vista fotográfico, puedes mirarla con una comprensión newtoniana o puedes mirarla con una comprensión cuántica. Son formas diferentes de ver la misma cosa.

Para mí, la música es una forma de leer la vida. Me parece que la música es la vida en todo. Basándonos en la física cuántica, que me fascina y me interesa mucho, sabemos que todo tiene una frecuencia. Todo son frecuencias, todo es frecuencia. Así que eso es la música. En mi opinión, todo se puede ver y leer más o menos de forma musical.

Blog Teufel: Querido Gustavo, ¡gracias por la entrevista exclusiva y los grandes conocimientos!

Consejo de lectura

Gustavo Santaolalla en Wikipedia

Imagen de portada: Alejandra Palacios, Copyright: © Alejanda Palacios Photography, https://www.alejandrapalacios.org/ CC BY SA 4.0

Imagen 1: Nahat Oud, 2018, https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Oud2.jpg / CC BY SA 4.0

Imagen 2: Fotógrafo: Edi Flehner, Artwork: Y.Fuentes © 1972 Music Hall, 2019 Gustavo Santaolalla, Sony Music Entertainment Argentina S.A. // CC BY SA 4.0

Imagen 3: “MTV Unplugged 2019” in Mexico City on March 5, 2019 © Victor Chavez /Getty Images CC BY SA 4.0

Imagen 4: Gustavo Santaolalla playing the ronroco (© Ciafardini, 2014) CC BY SA 4.0

Entradas relacionadas

Nota: La función de comentarios está disponible todos los días de 8 a 21 horas.